¿Por qué la propiedad intelectual juega un papel fundamental en la vacunación a nivel mundial?

Además de las dificultades de la fabricación, distribución y los retrasos generados por asuntos políticos a los cuales se enfrenta la vacunación del COVID-19 a nivel mundial, existe un factor no muy reconocido que ha generado bastante discusión frente a este tema: los derechos de propiedad intelectual que cobijan a los creadores de las vacunas. 

Es importante recordar que desde el inicio de la pandemia las vacunas han representado una luz de esperanza para las personas que hemos visto cómo, después de algo más de un año del inicio de la crisis, la situación se complejiza a nivel mundial y el número de casos y muertes por COVID-19 sigue en aumento en muchos países del mundo. A pesar de que las grandes naciones ya han comenzado sus procesos de vacunación a gran escala, hay países, en su mayoría tercermundistas, que aún no han iniciado la vacunación masiva y uno de los mayores impedimentos han sido los derechos de propiedad intelectual que existen sobre las vacunas. 

El diario El Espectador explica la situación de la siguiente manera: según investigadores del centro de innovación en Salud global de Duke, los países de ingresos altos que representan el 20% de la población mundial han comprado 6 mil millones de vacunas, mientras que países de ingresos bajos, que representan el restante 80% de la población, solo se han hecho con 2600 millones de vacunas. 

Esta situación hizo que países como Sudáfrica e India solicitarán desde octubre del año pasado una suspensión temporal sobre los derechos de propiedad intelectual hasta que se logre al menos la inmunidad del 70% de la población mundial. Esta iniciativa, que tuvo el apoyo de muchos países y líderes a nivel mundial, abre la puerta a que países donde la adquisición de vacunas ha sido más lenta puedan replicar las vacunas existentes. La petición ha sido contemplada por la Organización Mundial del Comercio y la Casa Blanca pero el tema, por su nivel de complejidad, aún no ha llegado a una resolución.  

Mientras tanto, los casos a nivel mundial siguen aumentando y a pesar de que la vacunación va por el mismo camino, crece la preocupación ya que mientras una minoría de países ricos cuentan con los derechos exclusivos para el suministro de vacunas y las farmacéuticas se rehúsan a ceder en la protección a las patentes, los países de menores recursos ven como la ilusión de lograr inmunidad y dar fin a la pandemia se pierde en un horizonte borroso.


April 27, 2021
Pedro Tobar

Pedro Tobar